©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

Punta de les Coves Blanques

Cala Sant Vicenç

(Pollença)

03 de abril del 2015

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Ficha de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Salimos de Palma en dirección al Puerto de Pollensa por la carretera C-710 para enlazar desde Pollensa con la PM-220, en el Km. 4 tomaremos a la izquierda la carretera PMV-2203 que se dirige a la Cala San Vicenç y aparcaremos los vehículos a unos 100 m. antes de llegar al final de la carretera, en el aparcamiento a la derecha de la carretera, delante de una escalera entre dos chales situados al otro lado del aparcamiento.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña con buen agarre.

Mapa: Alpina Caps Formentor V. 2015

Mejor época: cualquiera

Distancia: 6,53 Km. - Subiendo 3.1 Km. - Bajando 3,1 Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 1,08 h. - Bajando: 1,03 h. - Parado: 0,52 h. - En movimiento: 2,20 h.

Total acumulado: 3,12 h.

Altura máxima:  m.
Altura mínima:  m.

Desnivel Acumulado:   m.   Media en %:  5,61

Velocidad media: 2,79 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia (mejor bebida isotónica).

  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso.

  • Recordar dejar todas las barreras que encontreis tal cual estén.

  • Respetar siempre la propiedad privada, en caso de encontrar algún propietario de las fincas que transitamos, seguir sus indicaciones.

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas, tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo.

  • La mayor dificultad la encontraremos en el tramo final donde el camino se convierte en sendero de montaña.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo.

  • Nunca ir solo.

Descripción de la excursión

El recorrido se inicia a unos 100 m. antes de llegar a Cala Barques. A la Izquierda encontraremos una escalera entre 2 chales (es la única existente) la tomaremos y pronto llegaremos a un camino de tierra que cruza un pequeño bosque. Al finalizar este camino a la derecha veremos una barrera metálica que a a la derecha tiene un barrera mas pequeña también metálica que nos permite el acceso a pie a la continuación del camino, a partir de este punto estaremos en la finca de Ternellas que es privada.

 Después de cruzar la barrera el camino asciende suavemente, iremos encontrando sucesivos puentecillos para permitir el paso del agua por debajo de este amplio camino, llegaremos a un punto en que el camino hace una evidente horquilla, y que justo en la curva pasamos por encima de uno de los puentecillos, en este enseguida pasaremos 2 puentes mas, el camino es amplio y continua sin perdida posible, cuando llevemos una media h. desde el inicio y habiendo caminado 1,9 Km. prestaremos atención a mano derecha ya que deberemos ver una roca que sobresale de las demás y que tienen normalmente un hito sobre ella, (si nos apetece, en este punto dejaremos el camino y nos dirigiremos a ella, muy cerca ya de la roca veremos unas ruinas de una casta de roter, por su derecha y buscando la mejor opción llegaremos a la roca que es un excelente mirador, llegar hasta ella no reviste dificultad, pero para encaramarnos a ella deberemos hacer uso de las manos. Para regresar al camino, debemos decender de la roca y rodearla por su base para dirigirnos hacia un hito que localizaremos en el punto mas bajo de la diagonal entre nosotros y el camino, es fácil verlo desde la roca, eso nos llevara a subir al camino por un pequeño lomo que nos evitara perder demasiada altura).

Continuaremos ahora por el ancho camino, hasta que a la derecha del mismo encontremos un pequeño aljibe, quizás este seco, se trata de una estructura de hormigón que cierra una roca para formar el aljibe.  Al momento de dejar el aljibe aparecerá también a la derecha del camino el primero de los túneles de las baterías de artillería, que no se a ciencia cierta si alguna vez llegaron a instalarse, digo esto  por la falta de otras estructuras militares en la zona. Podemos entrar sin dificultad asta el final del túnel que tiene forma de ele y finaliza en dos pozos verticales que caen desde la parte superior. Cuidado en este punto que podría caer alguna piedra desde la parte alta. Aunque no es imprescindible, es aconsejable alumbrarse con una linterna o frontal.

Visitado este túnel, continuamos unos metros mas y el camino se convierte en sendero de montaña con una pendiente media, y nada mas empezar en el primer giro a la derecha, si damos antes unos pasos a la izquierda veremos la entrada al segundo túnel, este se encuentra algo colapsado en su entrada por la caída de grandes rocas y en el momento de la visita estaba inundado, por lo que decidimos no penetrar en el.

Continuamos el sendero y cuando ya solo queda el ultimo repecho de la ruta de hoy, hemos de fijar la vista hacia la punta en dirección al mar (NE) donde veremos otro hito, nos dirigiremos hacia él dejando momentáneamente el sedero que nos ha traído, y por una sucesión de hitos llegaremos a dicha punta, descendemos unos metros con precaución y encontraremos el primer emplazamiento de las baterías militares además del pozo vertical que anteriormente vimos desde dentro del túnel.

Regresamos al sendero por nuestros mismos pasos y seguimos el mismo en ascenso, trás subir unos metros mas llegamos a un rellano desde donde veremos algunos hitos mayores que el resto, justo antes de llegar a ellos veremos el segundo emplazamiento, este se encuentra totalmente colapsado. Alcanzados los hitos, nosotros domos por finalizado el ascenso, pero si os interesa llegar a la cima del Puig de l'Águila solo debeis seguir la sucesión de hitos, prestando atención a no rodearlo ya que eso os llevaría hacia el pas des Pescadors.

El regreso lo haremos por el mismo sitio por el que hemos subido, pero si os fijais en el mapa y después en el camino, vereis que hay una fácil atajo que os quita un buen tramo de camino, esta justo pasada una rosseguera que no merece la pena descender, ya que enseguida llegais al atajo acaba casi en el final de la rosseguera.

Otros temas de Interés:

La acumulación en las prisiones de Can Mir, Provincial, y Castillo de Bellver de numerosos detenidos, tiene como consecuencia que las autoridades fascistas se planteen, coincidiendo con nuevas necesidades defensivas de la isla, trasladar los prisioneros en campos de concentración.

A partir de 1937 las cárceles están masificadas debido a la gran cantidad de presos bajo detención gubernativa, es decir no sometidos a ningún juicio, o con causa sobreseída. Esta circunstancia converge con una nueva política defensiva encaminada a fortificar Mallorca. La construcción de una red de baterías de costa implica llevar a cabo una mejora de comunicación entre centros operativos, es decir el marco de accesos a la costa, construyendo nuevas carreteras. Para este trabajo son utilizados los presos, e instalados los primeros campos de concentración. El primer campo abierto es cerca del balneario de San Juan de la Fontsanta en Campos ya continuación se ponen en marcha nuevos campos en Alcúdia, donde se proyecta la construcción de un aeropuerto, como Ses Salines, que debe completar la cobertura aérea de la isla junto con las bases de hidroaviones de Puerto de Pollensa, y en Son San Juan.

Esta política defensiva tiene como consecuencia que los campos de concentración estén situados en zonas cerca de las costas mallorquinas. Así, en diferentes periodos durante y una vez finalizada la guerra, hay campos de concentración en 'Son Muleta' (Sóller), Derribado (Regana), Sa Farineta y Son Call (Campos), Felanitx, Albercutx (Pollença) y La Victoria (Alcúdia).

Los campos de concentración se nutren, en buena parte de presos gubernativos; pero también, a medida que avanza la guerra, los procesados ​​con edad militar pasan a engrosar los batallones disciplinarios, que son enviados a realizar trabajos de gran dureza en los campos.

De esta manera, la vez que se descongestionen las cárceles, sólo quedan detenidos en la Provincial y en Manacor; los militares disponen de una mano de obra gratuita para alcanzar sus objetivos defensivos. Por otra parte, la improvisada prisión de Can Mir, se cierra, finalizada la guerra, y los detenidos políticos son enviados a Formentera donde se monta otra campo de concentración, de condiciones de vida durísimas. En Pollença hubo tres campos de concentración, donde republicanos detenidos simplemente por haber cometido el delito único y exclusivo de ser fieles a la legalidad republicana democrática fueron obligados a realizar trabajo en obras públicas. Es lo que se denomina 'los esclavos de Franco'. Un campo en el Puerto de Pollença de 1937 a 1939; los prisioneros hicieron la carretera de la bahía que une el Puerto de Pollensa con Alcudia. Otro en Albercutx de 1937 a 1941 que construyeron la carretera que va de la Creuta de Formentor en la Atalaya de Albercutx, donde se instaló una batería antiaérea para defender la base de hidroaviones. Y el tercer campo de concentración en la Cala San Vicente que fue abierto ya en la posguerra, en 1940 y duró hasta finales de 1942. La mayor parte de los prisioneros eran soldados republicanos venidos de la Península. Su trabajo era construir un camino hasta el lugar de Cuevas Blancas, donde se había de emplazar una batería de costa. Finalmente no se llegó a colocar ninguna pieza de artillería y todo el trabajo fue inútil. O sea este campo de concentración además de una injusticia fue una total inutilidad. En abril de 2005, del Ayuntamiento de Pollença levantó tres monumentos en recuerdo de los prisioneros de los campos de concentración en Pollença. '

En el artículo 'el hombre más valiente del mundo 'puede leer el testimonio de Vicente Jiménez Bravo Jiménez Bravo que antes de llegar al campo de concentración de la Cala San Vicente había pasado por los campos de concentración de las playas de Francia y por los campos de concentración nazis.

Para completar el matinal podeis visitar las Cuevas de l’Alzineret

En Cala Sant Vicenç:

Cuevas de l’Alzineret (Sant Vicenç)

Conjunto de cuevas prehistóricas conocidas desde antaño. Actualmente se conservan siete cuevas artificiales funerarias de un conjunto mayor. Fueron construidas hacia el 1600 a. C. y pertenecen a la cultura conocida en Mallorca con el nombre de Pretalaiótico. Actualmente forman un conjunto protegido y puede visitarse libremente.

 El Grupo lo formaron:

Maria, Tere, Ángel y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones