©Antonio Sureda Milan

 

 Quitar colores  Imprimir comentario 

0653-Cingle de Bufaranyes

(Pollença)

27 de abril del 2016

Galería de Fotografías

Calcula los usuarios online de tu web o blog

Índice de excursiones

   
 

Descargar Track

Ficha de la ruta

Dificultad según el método M.I.D.E  del itinerario: 

Inicio: Km. 12,2 en la carretera al Far de Formentor, a la derecha veremos una explanada donde podemos dejar los vehículos.

Guía: Antonio Sureda

Equipo: La ropa que el día aconseje, botas de montaña con buen agarre, puede ayudarnos una cuerda de unos 20 m. para subir a la "balma" y en el paso de ascenso.

Mapa: Editorial Alpina Tramuntana  edición 2015

Mejor época: cualquiera

Distancia: 7,73 Km. - Subiendo 3,75 Km. - Bajando 2,66 Km.

Tiempo efectivo Subiendo: 2,07 h. - Bajando: 1,39 h. - Parado: 3,30 h. - En movimiento: 3,46 h.

Total acumulado: 7,15 h.

Altura máxima: 329 m.
Altura mínima: 62 m.

Desnivel Acumulado: 839 m.   Media en %: 22,34

Velocidad media: 1,07 Km./h.

Recomendaciones:

  • Haya o no fuentes en el recorrido, siempre recomiendo llevar agua propia y algo de bebida isotónica.

  • No lleveis perros.

  • No dejeis rastro de vuestro paso.

  • Recordar dejar todas las barreras que encontreis tal cual estén.

  • Respetar siempre la propiedad privada, en caso de encontrar algún propietario de las fincas que transitamos, seguir sus indicaciones.

Precauciones:

  • Abandonar o no empezar si las inclemencias son adversas, tener en cuenta que en montaña la meteorología puede cambiar radicalmente en pocos tiempo.

  • La mayor dificultad la encontraremos en el descenso por la "rosseguera" y el paso de ascenso a la parte alta del acantilado.

  • Avisar de la ruta que se va a recorrer antes de la salida a parientes o algún amigo.

  • Nunca ir solo.

Prólogo

Solo recordar que he realizado esta ruta en varias ocasiones, pero la mas destacable en cuanto a la floración de las peonías fue la del pasado año 2014; en cuanto a este año si bien había buena cantidad de peonías y otras flores también endémicas, no ha sido el mejor año, también desde que la he publicado se nota el continuo paso del humano por la zona, por lo cual os pido que no abandoneis el sendero que ya se ha creado en casi todo el trayecto a fin de preservar al máximo este vergel que tenemos, procuremos no arrancar ni pisotear la flora y en medida de lo posible la vegetación, si no queremos que en unos años perdamos esta maravilla que nos ofrece la madre naturaleza.

Gracias a todos por vuestro buen hacer.

 

Descripción del itinerario

Desde donde hemos estacionado (Wp.01), cruzaremos la carretera y caminamos en dirección a puerto de Pollensa y tomamos el primer camino a mano derecha que sale en dirección NW, Este camino nos lleva hasta una barrera de mallazo de obra, que nos da paso a otro camino.

Salvaremos la barrera que permanece sin candar, aunque veremos el clásico cartel de “Prohibido el paso” y otro que avisa de caza mayor, por lo que si nos topamos con gente de la finca, deberemos ser respetuosos y solicitarles permiso de paso, en el siguiente cruce tomamos a la derecha, a los 4' hemos de estar alerta ya que llegamos cruce ((Wp.02-5'), en el que abandonamos el camino para seguir de frente (Norte-Wp.03) tomando por un sendero muy invadido de carrizo que nos coloca en el lecho del Torrent des Porcs,  en unos 3' desde que dejamos el camino hemos de llegar a un bonito aljibe (Aljup), (Wp.04), dentro del mismo lecho del torrente.

Visitado el aljibe lo sobrepasamos y salimos a la primera ocasión que tengamos por la izquierda del torrente, si nos fijamos al salir del torrente, veremos los restos del poblado talayótico del Pla de ses Arenes, caminamos ahora hacia un pequeño grupo de pinos (Wp.05-3') y buscamos algún hito que nos guíe, pero sin bajar de momento al torrente, en unos 8' hemos de localizar los restos de unos talayotes del mismo poblado anterior (Wp.06), se pueden ver restos de una muralla en varios sitios. Después de los talayotes podemos regresar al lecho del torrente para seguir avanzando por el, hasta que nos nos queda mas remedio que salir de el para poder proseguir, lo hacemos por la derecha, veremos algún hito y alguna pequeña flecha roja que nos ayudará, pero no tiene perdida, pues arriba veremos un claro collado al que hemos de dirigirnos, es el Coll de l'Homo (Wp.07), al que llegaremos en unos 20' contados desde los talayotes. Hay que decir que por la izquierda del torrente los hitos se ven mas, pero si el calor aprieta por la derecha tendremos mas tiempo de sombra, y que nosotros no subimos derechos al collado en el punto en el que hay que bajar, si no que lo hacemos muy a la izquierda casi debajo de sa Penya de sa cova des Morts, para desde allí disfrutar de la vista por la que mas tarde caminaremos.

Situados en el collado (Wp.07), hemos de bajar hacia el mar, primero un poco  a la derecha (E) y luego Norte, hay dos posibles de pasos de descenso, cualquiera de ellos nos servirá, pero el terreno que pisamos es muy incomodo y a veces expuesto, la primera opción es descender directos por la canal que baja hacia el poniente del (Wp.07), la segunda opción es dirigirse pegados a la pared acantilada superando con una corta trepada hacia un hito sobre la roca, y desde ella descendemos para ir a buscar el comienzo la "rosseguera" que vemos un poco mas al Este, bajamos por la parte izquierda de la misma pasando por el (Wp.08).  Descendemos a un pequeño collado, encima de un espolón herboso. Si miramos frente a nosotros, al otro costado de la cala de ses Fonts Salades, veremos unas curiosas máscaras naturales en las rocas, se distinguen dos, una mirando de frete y otra de perfil.  Si nos vamos fijando y es época de floración de peonías ya desde que comenzamos a descender del Coll de s'Homo habremos descubierto las primeras (hoy no estaban floridas pero si se veían las plantas), y mientras mas nos vayamos acercando a la base de los acantilado mas iremos encontrando. Encontraremos también otros endemismos.

Situados en el pequeño collado, descendemos un poco, rebasamos por encima un pequeño espolón y bordeamos otro por la parte inferior, nos fijamos en el acantilado y buscamos una cueva visible "balma" , en ella seguramente veremos una buena colección de peonías, llegar a la cueva no es fácil si esta húmedo y es conveniente asegurar con una cuerda. la vista desde el interior es interesante, a partir de la cueva se tratará de ir faldeando guiado mas por las peonías que otra cosa, y buscar un hito que nos marca un paso a los pies del acantilado, salvado este paso fácil, comenzamos a cruzar (S) la vaguada rocosa para ir hacia la parte superior de las mascaras, donde nos guía una roca con un buen agujero en ella, no hemos de bajar demasiado, mas bien hemos de mantener la altura. Llegaremos entonces a una roca que forma un pequeño abrigo natural, en el que si nos fijamos veremos restos de un pequeño muro echo con piedras compuestas, desde aquí cruzaremos una especie de pequeño collado sobre una roca que veremos frente a nosotros, una vez alcanzado ya se intuye perfectamente como llegar a la roca agujereada (Wp.09), pero antes de alcanzarla hemos de llegar a otro pequeño collado y tras cruzarlo podremos acercarnos a una cueva, visitada la cueva y según las ganas de soltar adrenalina que tengamos, podemos acceder a distintos puntos de Sa Punta de ses Fonts Salades, que así se llama el lugar en el que estamos. Si queremos bañarnos en la cala de ses Fonts Saladas tendremos que bajar unos 80 m. hasta alcanzar el nivel del mar y remontarlos de nuevo tras el baño.

Hecha esta visita nos tocará ascender fuerte al Norte primero y al Oeste después por el increíble Cingle de Bufaranyes, en cuanto podamos nos hemos de acercar hasta pegarnos a las paredes acantiladas de nuestra izquierda, donde podremos mal seguir un senderillo por una gran pradera de peonías. Pasaremos por el interior de una tupida mata, pasaremos junto a unas cuevas negras, en una de ellas encontraremos también restos de un murete, lo que demuestra la actividad humana que tuvo este "cingle" antaño. En este "Cingle de ses Bufaranyes" nos sorprenderá si vamos en época de floración de las peonías, la gran cantidad de ellas que hay esparcidas por doquier, es una maravilla ver este vergel una vez florecen en esta zona.

Seguimos subiendo sin prisas y disfrutando de las peonías hasta alcanzar el amplio collado, una vez en él por la vertiente contraria a la que hemos llegado contemplaremos el islote del Colomer y la Serra del Cavall Bernat. Si tenemos la precaución de llegar al collado (Wp.10) por la parte de mas a la izquierda según ascendemos, acabaremos sobre una roca redondeada de bastante envergadura con un hito sobre ella, si la rodeamos con cierta precaución, nos sorprenderá una colosal sima "avenc" (Wp.11), tras esta visita podemos continuar, iremos por un senderito muy perdido, nos ira apareciendo y desapareciendo según avancemos en dirección a las paredes acantiladas que tenemos frente a nosotros, ya desde el collado estamos viendo el largo "cingle", por la base de los acantilados, que hemos de recorrer sin perder altura excepto cuando así lo exija el terreno pasaremos entre una mata que se ve bien pisada pero aun así es dificultoso el paso (Wp.12), que nos coloca en una "rosseguera" que hemos de superar y salir por su parte alta a la derecha. Si hemos seguido las indicaciones llegaremos a situarnos sobre un espolón del que hemos de descender, en el si nos fijamos bien veremos una pequeña flecha roja que a sido picada con una piedra para ser borrada (hecho que ocurre en distintos puntos del recorrido), descenderemos del mismo extremando la precaución, entre las rocas y carrizos, una vez descendamos hemos de rodear otro espolón por su parte inferior y alcanzar un pequeño collado sobre dicho espolón.

En este punto máxima atención, veremos una abrigo natural (balma), mas a la derecha si nos fijamos bien veremos el final de un amplio agujero que proviene de la parte alta del acantilado, pero lo que en realidad buscamos esta frente a nosotros y pasa sobre la cavidad (Wp.13) antes mencionada, se trata de una cornisa o chimenea que asciende fuerte de izquierda a derecha por la que tenemos que trepar. Al comenzar, si miramos atrás, se nos quita el aliento, un  “patio” vertiginoso esta por debajo de nosotros, aunque será solo un momento, enseguida  la cornisa se adentra un poco y perdemos esta sensación., pero no debemos bajar la guardia, la chimenea es bastante vertical y no da tregua hasta casi llegar a la parte mas alta, donde hay una par de descansillos, algunos tramos son terrosos y de pequeñas piedras que resbalan y otros en otros tramos el terrenos se deshace con facilidad.

Alcanzado el  ancho altiplano (Wp.14) a los pies del Pal, a nuestra derecha encontraremos la boca superior del gran agujero (W'.15) del que habíamos visto su boca inferior cuando estábamos al inicio del paso que acabamos de superar. También es posible ascender por el interior de este gran agujero, de hecho dos compañeros del grupo ascendieron por el este año, el pasado año lo ascendimos varios incluido yo mismo, el paso por este agujero es bastante técnico y no exento de riesgo, no usamos cuerdas ni material, pero no es un paso para principiantes, y es mucho mas cómodo y fácil subir por el paso mencionado anteriormente.

Continuamos un poco mas y nos acercamos al acantilado, desde donde tendremos un extraordinario mirador natural (Wp.16) des Colomer y toda la zona costera.

Situados de espaldas al agujero, frente a nosotros, algo al Sureste, veremos unos grandes pinos y unos hitos, es el Coll d'en Burgat, al que nos dirigimos, los continuos hitos indican el inicio de la estrecha vaguada, bastante incómoda, por la que descenderemos. En unos 20'  hemos de abandonar por la derecha la torrentera, buscaremos los restos de un camino (Wp.17), muy perdido entre los carrizos, que seguiremos al Suroeste, pronto y junto a un pino muerto y caído, los restos del camino gira primero a la izquierda  y después a la derecha en descenso desembocando pronto, en un amplio cortafuegos, por el descendemos. Desembocamos en el camino transversal que proviene de las de las Cases Velles de Formentor (Wp.18), nosotros lo tomamos a la izquierda (Noreste). Por este camino y tras pasar algunos desvíos del mismo llegaremos al punto donde esta mañana nos desviamos hacia el Torrent des Porcs, cerrando así el circuito de hoy, ya tan sólo nos resta llegar al punto muy cercano donde tenemos los coches estacionados.

 El Grupo lo formaron:

Xisca, Mª Antonia, Anita, Elsa, J. Antonio, Sebastián, Juan, Jesús, y Toni

A. Sureda

 Galería de Fotografías          Entrar a la galeria de fotografias          Índice de excursiones